Todavía nos encontramos recuperándonos de la avalancha informativa (y posterior resaca) a la que asistimos con fundamento de la publicación del Samsung Galaxy S8 y y S8+ y