Más allá de los permanentes recordatorios sobre lo arriesgado que resulta dejar conectado un dispositivo móvil al reposar y peor todavía, poseerlo cerca o en tu cama, la